Mi?rcoles, 19 de octubre de 2011
Publicado por EntretenimientoAlDia @ 9:55  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar


Myriam Abreu no es una rubia cualquiera. Tampoco una cuaima, aunque noche tras noche se convierte en una hermosa modelo obsesionada con el amor de Gabriel León (Jorge Reyes) en el dramático “El árbol de Gabriel”.

Bajo la piel de Angie Sorelli, la popular Barbie que concursó en el Miss Venezuela 2007, le agarra el gusto a la actuación. “Ya en 2004 tuve participación en el programa humorístico Cásate y verás, un par de años más tárdeme dieron la oportunidad de dar mis primeros pasos como actriz en la serie “Túkiti, crecí de una” de RCTV, canal en el que pude formarme a través de su escuela de cine y televisión. En 2007 interpreté a Liliana García en “La Trepadora”, en 2008 participé en los casos dramatizados del show de TV  “Necesito una amiga” y en 2009 en la telenovela “Libres como el viento”, por lo que estoy disfrutando y aprendiendo mucho en este nuevo reto”, comenta la espigada joven que también ha probado en las tablas con la obra “Bárbara y sus cachorros” y en la conducción de espacios de televisión con el realityshow “Srta. Deporte 2010” y “África Salvaje” de Meridiano TV.

Con Angie Sorelli, Myriam juega con la ambición y la astucia y utiliza la belleza para manipular y conseguir todo lo que quiere. “Fue muy difícil trabajar en la construcción del personaje porque realmente no conozco a nadie exactamente igual a ella, pero ciertos gestos que usa al hablar se los he observado  a varias compañeras de trabajo en el mundo del modelaje. Otra de las personas que me inspira es Osmel Sousa, pero Marilyn Monroe en la película "Una Eva y dos Adanes" tiene el resto de la personalidad que exige el escritor para darle vida a Angie”.

 -Anteriormente trabajaste en distintas producciones, pero es con Angie Sorelli que logras un personaje de mayor peso en una trama.  Cuéntanos de la experiencia y de cómo te has preparado para asumir este reto…

Todos los papeles que he tenido el privilegio de desempeñar en mi corta carrera como actriz han sido un reto para mí, sin embargo, indudablemente interpretar a Angie Sorelli ha sido una experiencia maravillosa que ha implicado una mayor responsabilidad y por ende un arduo trabajo, no solo porque es muy fina la línea que dibuja y separa en Angie el drama de la comedia, sino por que las mujeres como Angie no son fáciles de comprender, mucho menos de interpretar. También debo agradecer el tener a una  persona como Yugui López, mi coach de actuación, quien ha sido determinante en la construcción de este personaje, que siento humildemente, marcará el antes y el después de Myriam Abreu como actriz.

-Angie es modelo, se obsesiona con el amor de Gabriel… ¿se parece en algo a Myriam?

El modelaje es el único punto en común que tienen Angie y  Myriam en su vida personal. Yo no soy para nada una mujer obsesiva, frívola y maquinadora; más bien soy una mujer sensible, con una ambición racional y que busca sus oportunidades en la medida de sus posibilidades.

-Tu personaje ¿Se convertirá en una villana, qué vuelco dará en la historia?

Ya se está volviendo mala, ayer grabé unas escenas donde ella maquina más y hará sus maldades, aunque confieso, me encantaría que se volviera mucho más mala, porque con esos personajes uno puede jugar mucho. Alberto Barrera es un excelente escritor, que lleva la historia de una manera muy inteligente y respeto mucho su trabajo, así que ya veremos qué va a suceder.  

-¿Cómo has asumido las criticas? ¿las tomas en cuenta?

Tengo que reconocer que en un principio me dolió mucho recibir críticas fuertes, sobre todo por lo injustas que sentía que eran. Sólo yo sabía las horas que dedicaba a prepararme para cada escena... Sin embargo, he recibido muchas felicitaciones de otros colegas y me he esforzado por hacerlo cada día mejor, tomando las críticas para crecer y los consejos que me brindan muchos de mis compañeros en la telenovela. Yo he ido entendiendo que las críticas me fortalecen y me han impulsado a hacer un esfuerzo mayor por lograr la aceptación y el respeto de los actores y del público. Creo que cada comentario negativo o positivo me ha ayudado a ser mucho más sensible frente a mi trabajo. Valoro quien ha estado a mi lado y más aún quien ha estado presente en mi corta carrera, ayudándome a crecer y a creer más en mí...

-Muchos dicen que  "todas las rubias son tontas" ¿cómo hace Myriam Abreu para romper con esa creencia?

(Risas) Me causa gracia esa pregunta porque créeme que no quiero, ni está en mis planes hacer ningún esfuerzo por romper ese mito. Me siento una mujer muy inteligente, capaz y dispuesta a aprender cada día más. Sé que con perseverancia y optimismo he logrado ir escalando para alcanzar cada una de las metas que me he propuesto en la vida. Considero que es cruel definir el coeficiente intelectual de una persona por su color de cabello o de piel, eso no tiene nada que ver tampoco con la evolución integral de nadie, cada persona posee capacidades para desarrollarse en distintos ámbitos de la vida.

-Modelo, actriz… ¿Con cuál faceta te sientes más cómoda?

En este momento de mi vida me inclino más hacia la actuación. Quiero aprender, avanzar, proponer, y mi participación en el “Árbol de Gabriel” me lo está permitiendo. Al modelaje le agradezco haberme dado un nombre en la industria y sigo haciéndolo con el mayor de los gustos, pero la actuación ¡entró en mi vida para quedarse!

-Si un personaje lo requiere, ¿llegarías a cambiarte el color de cabello o a hacer algún cambio en tu físico? ¿Qué sacrificios o cambios harías por hacer más creíble un personaje?

¡Haría cualquier sacrificio por un personaje!, y aclaro, la palabra sacrificio no la digo con dolor porque me genere un problema, todo lo contrario, me haría feliz cualquier requerimiento que me permitiera avanzar en este camino y experimentar nuevas cosas como actriz.  Aprender, equivocarme, crecer, es parte de este camino que emprendo como actriz.

-El cine... ¿te quita el sueño?

Me encantaría hacer cine algún día, de hecho, antes de comenzar este proyecto me ofrecieron una película que al final no pude hacer porque debía arrancar la telenovela. Creo que no me equivoqué al tomar esta decisión porque primero se gatea y después se camina.

-¿Y el teatro?

El teatro es un lugar al que le tengo mucho respeto. Tuve oportunidad de ensayar para “Bárbara y los cachorros”, pero dos semanas antes del estreno recibí la propuesta para “Libres como el viento” y no pude seguir. El día que tenga la fortuna de poder subirme en las tablas espero que sea con algún clásico y tener la suficiente preparación y experiencia como para afrontar el reto.

-¿Otros proyectos?

Antes de finalizar este año pienso lanzar un nuevo proyecto en el que llevo varios meses trabajando, no puedo dar muchos detalles pero adelanto que es algo a lo que le estoy regalando muchísimo amor, siempre quise cumplir este sueño y muy pronto todos ustedes me acompañarán. Luego que termine mi compromiso con Venevisión, me imagino que decidiré qué hacer en mi futuro inmediato, pero por ahora, estoy enfocada en seguir adelante y será Dios quien definitivamente me marque el rumbo...

-¿Esclava de tu físico?

Afortunadamente Dios me premió con una constitución física y un metabolismo que me permite  tener un plan de alimentación flexible para mantener el  físico  y cometer ciertos pecadillos cuando de comida se trata, pero teniendo siempre en cuenta que un estilo de vida saludable es la clave para una salud integral.

Sigue los pasos de Myriam Abreu

visita www.myriamabreu.com y en Twitter @BarbieAbreu

Nota de Prensa / Blanca Santos y Jennifer Suárez.

Compartelo


Comentarios