S?bado, 27 de agosto de 2011


Ivany Guzmán, Miss Delta Amacuro 2011, es una espigada morena de 22 años de edad y  1.78 de estatura, que busca emular a Carolina Indriago, Miss Delta Amacuro y Miss Venezuela 1998, y así convertirse en la segunda fémina de color en obtener la corona como la mujer más bella del país.

Y las posibilidades son muchas, ya que esta diosa de ébano, regida por el signo de Leo y Técnico Medio en Administración Financiera, está catalogada como una de las grandes favoritas a llevarse el título de Miss Venezuela, honor que recae actualmente en Vanessa Goncalves.

- ¿Cómo ha sido el paso de modelo a miss?

- La verdad no ha sido tan difícil. Me he adaptado muy bien a sonreír en mis desfiles y ser más carismática; es algo que no me cuesta hacer. Y en cuanto a la preparación, estoy complacida de aprender a desenvolverme ante las cámaras, a diferencia de las modelos que se dice que no hablamos.

- ¿Cuáles han sido los sacrificios que has pasado en el Miss Venezuela?

- Creo que  cuando uno hace las cosas de corazón siente que no sacrifica nada. A diferencia de mis compañera tengo el privilegio de estar junto a mi familia, y creo que eso ha sido lo más fuerte para ellas.

- ¿Existe esa rivalidad entre la misses de cortarse los tacones y ensuciarse los vestidos?

- Jajajaja… No para nada, hasta ahora sólo son mitos. Este año el grupo es bien compacto, pero nunca se sabe. Después del Miss les contaré que tan cierto es ese cuento.

Al ser abordada sobre cuál es su competencia en el concurso, esta caraqueña, que es modelo profesional y profesora de pasarela, además de ser amante de la playa, donde exhibe su torneada figura 90-60-92, dijo que “la competencia eres tú mismo. Cada día tienes que dedicarte a ser mejor, no más que los demás, sino que uno mismo, tanto como persona, y como miss en este caso”.

- ¿Cómo ha sido la experiencia de ser miss?

- Un total descubrimiento, nunca imaginé verme aquí en el Miss Venezuela. Ha sido un reto conmigo misma. Estoy viviendo una gran aventura.

- ¿Qué cambios et has hecho dentro del concurso?

Muchísimos a nivel personal y profesional… y hasta físicos, pues ahora uso súper pestañas y el cabello muuuyyyy armado (risas)

- ¿Cuál sería tu cuadro de honor?

- Es complicado, los certámenes son muy  impredecibles, no sabemos quién va a brillar ese día en el escenario. Cuando participé en otro concurso, nunca vi como candidata fuerte a la chica que quedó a mi lado al final de la elección. Pero de lo que sí estoy segura, es que daré todo para estar en ese cuadro.

- ¿Algún amuleto para la noche final?

- Sí, encomendarme a Dios, San Miguel, y mi papi que está en el cielo. Lo hago cada día.

- ¿Qué opinión tienes de que este año el Miss Venezuela será en el Estudio Gigante de Venevisión y no en el Poliedro u otra ciudad?

- La emoción de participar en el Miss Venezuela es la misma, sea donde sea. No contamos con El Poliedro, pero tenemos un sistema interactivo, a través de Twitter que nos permite mostrarnos como nunca antes nos habían visto ante nuestra gente.

- De ganar, ¿Qué mensaje dejarle al país?

- Ya el ser Miss Venezuela es un mensaje, de mujer luchadora, inteligente, talentosa y bella... Ese es el legado que quiero dejarles a todas las personas que me conocen, y que saben que vengo de un lugar humilde y que nunca dejé de luchar por mis sueños.

Nota de Prensa: Raúl Collins / Foto: Jhon Pérez

Compartelo


Comentarios