domingo, 14 de noviembre de 2010
Publicado por vivealdia @ 13:13  | Entrevistas
Comentarios (5)  | Enviar
El ídolo de una generación anuncia nuevo disco para 2011 y asoma detalles inéditos de su vida como su pasión por la navegación. Hoy puede vérsele en la obra teatral El Ensayo
 ¿Qué decirle de nuevo, a quienes crecieron en los ochenta, de Guillermo Dávila? El llamado "ídolo de una generación" debe su apodo al éxito que alcanzó en esa década prodigiosa para la industria discográfica local y también para el mundo de las telenovelas criollas, dos escenarios en los que era el galán de turno, gracias a producciones como Ligia Elena y Nacho (que protagonizó junto a la no menos conocida Alba Roversi) y a su primer disco, que lleva su nombre y que todavía resuena en la memoria de sus fanáticos con las melodías de temas como Sólo pienso en ti y Ves como es, entre muchas otras.
 
El punto es que, contra todo pronóstico, sí hay muchos aspectos inéditos del artista, de los que se niega a hablar —según cuenta— para no alardear. A sus 55 años, sigue girando por el interior del país en pequeños estrados, causando todavía grandes furores. Fuera de estas tierras, aún abarrota plazas en países como Perú, República Dominicana, Costa Rica y Panamá. Eso sin mencionar su faceta de dramaturgo, director y apasionado por la navegación. En estos momentos está casado con una antropóloga forense con quien tiene un bebé de tres años (su segundo crío después de la hija que tuvo con su ex Chiquinquirá Delgado).
 
Lo traen de nuevo a la palestra dos proyectos. El primero de ellos es el lanzamiento de su nuevo disco, que llegará en 2011, producido por Manuel Sáez, y con una selección de géneros por los que el cantautor ya se ha paseado con comodidad como el pop-rock y, por supuesto, la balada. El segundo es su obra El Ensayo, que continúa —hasta el próximo jueves 25 de noviembre— en el Teatro Premium Los Naranjos los días miércoles y jueves, en doble función, a las 8:00 y a las 10:00 pm. Sobre este montaje, que escribió, protagoniza junto a su banda y dirige, comenta: "Es un espectáculo que se nutre de los diálogos de cada uno de nosotros (se refiere a su banda) en los ensayos que tenemos que cumplir antes de una gira, nuestros anhelos, logros, alegrías y tristezas que manifestamos en los aviones o antes de cada presentación. Todo eso con el respectivo repertorio musical que el público siempre me pide, que incluye versiones de algunos temas como Llevo perfume a ti, que en este caso se llama Llevo perfume a anís, por un invento del baterista".
 
Ves como es
Muchos pensaban que te habías retirado del escenario musical y resulta que giras con éxito por Latinoamérica…
"Es algo que he preferido mantener bajo perfil".
 
 ¿Por qué?
"Porque no me gusta presumir de ello. No quiero caer en lo que caen muchos artistas cuando dicen cosas como (engola la voz): 'ahorita estoy penetrando el mercado europeo' y es puro cuento".
 
Pero en tu caso no es puro cuento…
"Igualmente, no me gusta vanagloriarme con eso. Me parece una pendejada. Prefiero disfrutar el proceso que alardear con el resultado. Es lo mismo que me ocurrió con un texto mío que, en 1990, se ganó un premio al Mejor Libro Editado, un reconocimiento que me dio la Biblioteca Nacional. Nunca lo traigo a colación porque me regocijé más haciendo la investigación que recibiendo el reconocimiento".
 
¿De qué se trata el libro?
"Se llama Así con las manos, y es un retrato de la artesanía andina. Más allá de las obras de arte de los campesinos, en ese momento, me conmovió la poesía ingenua que tenían por dentro y el espíritu de hermandad que existía entre ellos para arar la tierra. Bárbara Brandli hizo las fotos y mi labor fue, simplemente, recopilar historias, fui un editor mas no un 'escritor'".
 
Sin embargo, has escrito teatro…
"Escribí Millán Soufflé, una comedia en la que Carlos Olivier se robaba el show como un médico serio al que se le metía el espíritu de un afeminado instructor de aeróbicos. Fue la segunda obra después de Pascal, que también dirigí, en la que actuaba Carlos Mata".
 
Hablando de teatro, ¿es cierto que trabajaste en Broadway?
"Sí, chamo, pero tampoco me pongas a hablar de eso en detalle porque va a sonar a que yo 'protagonicé' un musical por allá, cuando lo que hice fue pegar bombillos en un teatro. Yo soy técnico en efectos especiales de iluminación y eso me mantuvo un tiempo en esos menesteres. Te repito, no me gusta 'pantallar' con esos asuntos".
 
Nacho toma la palabra
¿Sigues siendo "el ídolo de una generación"?
"Dicen que ahora soy, más bien, 'el ídolo de una pelazón', que es la que estamos viviendo todos los venezolanos".
 
¿Lo eres fuera del país?
"No sé si aquí se sabe que en España recibieron el milenio, en un evento público, con la canción Ábreme la puerta, que no es mía, pero la canto yo. Esa es otra de las cosas que nunca antes había comentado. Al parecer, intentaron contactarme para que fuera a presentarme allá en ese momento, pero yo estaba en Perú".
 
En Perú causas estragos, ¿no?
"Una vez llenamos un estadio con 22 mil personas. El bajista estaba tan atónito que, en plena presentación, cayó sentado sobre el teclado, poniendo a sonar una nota durante toda la canción. Nos hicimos los locos y, al final del show, le preguntamos: 'chamo, ¿qué te pasó?' y nos dijo: 'es que nunca había tocado para tanta gente'".
 
Ciertamente, es una multitud…
"Es una cifra normal de espectadores. Carlos Mata, por ejemplo, llenó el estadio Santiago Bernabeu de Madrid con 70 mil personas. La diferencia es que yo soy un tipo atlético y él no. Yo soy un tipo chévere".
 
En todo caso, ninguno tiene nada que envidiarle a Ricky Martin…
"Eh… no".
 
Atrapado, atado
Entre tantas fanáticas, tienes también muchos fanáticos…
"Claro y los quiero igual. Una vez recibí un mensaje de una rubia que iba a estar esperándome en mi concierto vestida con pantalones rojos, botas negras y un blusón blanco. La 'rubia' resultó ser un hombre travestido que me gritaba desde el público: '¡aquí estoy!'. Aunque me gustan las mujeres, los tipos como él me parecen geniales".
 
Otros conquistaron a sus novias con tus canciones…
"Esos son los peores. Algunos han llegado a decirme cosas como: 'Gracias, Guillermo, con Sólo pienso en ti yo bajé muchas pantaleticas'. ¡Qué feo!, ¿no? (risas)".
 
¿Y tú nunca llegaste a hacer lo mismo?
"Qué va. Nunca".
 
¿Te consideras un tipo "zanahoria"?
"No fumo ni tomo ni me he drogado, a pesar de lo que inventen".
 
Dicen que sólo te gustan las mujeres mucho más jóvenes que tú, y no son inventos…
"No, vale, eso es lo que creen. Mi actual esposa es mucho mayor que yo. ¿Oíste bien? ¡Mucho mayor! (bromea)".
 
¿Qué has aprendido de las mujeres?
"Lo seguro es que no puedo tratar de entenderlas y quererlas a la vez. Porque si las entiendo dejo de quererlas y empiezan a gustarme los hombres. Cuando comience a decirles: '¡Oye, qué bella te queda esa falda!', me preocupo".
 
En todo caso, ¿eres un tipo romántico?
"Pregúntale a ella (señala a su esposa). Mi amor, yo soy romántico ¿verdad?".
Laura (la esposa): "A ver… (segundos de silencio). Bueno, voy a contarte cómo Guillermo me pidió matrimonio. Teníamos ya tiempo como pareja, yo estaba embarazada y, ese día, compramos un perro. De repente, vio el perro, me vio la barriga, me miró a los ojos y me dijo: '¡Pero si ya somos una familia!, ¿por qué no nos casamos?'. Y yo dije: '¡Al fin!' (risas). Hablando en serio, creo que es un hombre muy romántico, muy tierno".
 
Barco a la deriva
En 2011 lanzas tu nuevo disco…
"En realidad estaba listo para salir, este año, antes del Mundial de Fútbol, pero no nos pareció conveniente competir con eso; luego íbamos a sacarlo en septiembre, pero el tema de las elecciones acaparaba la atención y ahora llega la Navidad y yo no voy a pelear con gaitas".
 
¿Habrá otro tema estilo Ábreme la puerta?
"Hay una canción que refleja una situación inversa a la de esa canción. Se llama Ellas Son y se trata de un tipo al que le montan los cuernos y, a pesar de eso, quiere seguir con su mujer. De esos que siempre tienen la última palabra: 'Sí, mi amor' y por poco los ponen a cocinar".
 
¿Tienes problemas con asumir los quehaceres del hogar?
"Para nada; de hecho, mi esposa dice que yo limpio mejor que ella. Es que como estaba acostumbrado a estar en embarcaciones, tenía que limpiarlas y frente a eso, asear la casa es pan comido. No uso escobas sino un haragán, luego empleo el agua con el detergente y después viene el secado… Pero, ¿qué es esto?, ¿estoy dándote una clase de limpieza?".
 
¿Desde cuándo te gusta la navegación?
"Desde siempre. Lo que pasa es que ahora no tengo embarcación. Me gustaba navegar de noche. Ponía el piloto automático y disfrutaba esa típica luminosidad fosforescente nocturna del mar, que es alucinante. Colocaba los álbumes de Pink Floyd, Sting y, especialmente, los de Andrea Bocelli. Era el momento perfecto para preguntarme: '¿cómo será la vida de este tipo para producir esta belleza de disco?'".
 
¿Crees que alguna vez superarás tus éxitos de los ochenta?
"No lo sé. A muchos artistas nos cuesta superar nuestros viejos éxitos. A El Puma, todavía le piden Pavo Real... Y ni hablar de los éxitos de Karina".
 
Tienes una gran amistad con Karina…
"Para nada. Me cae mal (risas). Mira, cuando viene nos encompinchamos de tal forma que nos vamos de rumba y dejamos en la casa a su esposo. Porque no queremos andar con viejos (risas)".
 
Viejo para la gracia
¿Qué haces para verte joven?
"Si te soy sincero, nada. Antes subía Los Naranjos en bicicleta. O corría 11 kilómetros en la mañana y hacía spining en la noche. Ahorita lo que hago es subir escaleras y cargar cajas cada vez que comienza una gira".
 
¿Alguna vez te han calificado de "pavosaurio"?
"Para nada, yo soy un tipo moderno (risas). Nunca he estado 'a la moda'. El día de la sesión de fotos para el lanzamiento de mi primer disco, por ejemplo, querían que yo llevara el look del momento y me negué".
 
¿Qué hiciste al respecto?
"Estando en el C.C.C.T, le dije a un mesonero: 'chamo, ¿me vendes esa chaqueta?'. Se la compré y como me quedaba grande, me la arremangué y conseguí una corbata finita espantosa. En el estudio me preguntaron: '¿y aparecerás así en tu disco?'. Tiempo después ese era el look del momento".
 
¿Qué ventajas le ves a la madurez?
"Que el mango, mientras más maduro más sabroso. Lo que pasa es que de maduro pasas a piche rapidito (risas)".
 
¿Y le temes a pasar a "piche"?
"No, chico. Yo, en ese sentido, tengo una gran escuela que es la de mi papá, quien siempre mantenía un gran sentido del humor. Aun agonizante en una cama tenía una sonrisa para mí. Era peor que yo (risas)".
 
¿Cómo era?
"Él se iba a pie desde la avenida Andrés Bello hasta el Banco Central de Venezuela, donde trabajaba, y en el trayecto todos lo saludaban: '¡Epa, Dávila!'. Cuando iba acompañado de mi hermana, la abrazaba como si ella fuese su novia y le echaban bro­ma: '¡Dávila, estás muy viejo pa' la gracia!'. Y él les respondía: 'Pues, ¿qué les parece? Me levanté una carajita'. Era un loco, un loco precioso".
 
¿Qué heredaste de él?
"Él decía que si yo no heredaba su bigote, le hubiese gustado que heredara su corazón, que era de oro. El bigote no lo heredé y el corazón se me puso de acero con esta situación política".
 
Es decir, que eres un tipo "duro"…
"No, es una fachada. El corazón sigue latiendo…".

Fuente: www.estampas.com

PABLO ERNESTO BLANCO | imagen: MÓNICA TREJO

 

 


Comentarios
Publicado por ANONIMO
mi?rcoles, 11 de mayo de 2011 | 17:11

ESTAS MUY GUAPO A PESAR DE LOS AÑOS SE SIGO ADMIRANDO, CUIDATE GUILLER DAVILA Y QUE DIOS TE BENDIGA A TI Y A TODA TU FAMILIA

 

Publicado por Visitante
s?bado, 22 de octubre de 2011 | 23:34

soy tu fans desde que tenia 14 años, por nacho me gusta comer ojos de pescado, no se si te acuerdes de ese capitulo. Dios te siga bendiciendo.

Publicado por Visitante
viernes, 18 de mayo de 2012 | 18:40

Hola Guillermo,...he sido fans tuya toda mi vida.   Quisiera saber más de tí.

Te quiero,

Aleyda

Panamá

 

Publicado por Visitante
domingo, 12 de agosto de 2012 | 10:09

Dios te bendiga Guillermo me deleite y aun me sigo deleitando con tus bellas canciones, muchas bendiciones para ti y tu hogar. Un beso grandote. Violeta

Publicado por adriana franco
jueves, 29 de noviembre de 2012 | 0:12

Hola mi corazon... definitivamente eres un ser maravilloso