Lunes, 08 de marzo de 2010
Publicado por vivealdia @ 16:37  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar

Su lado venezolano es notorio: a su esposa y dos hijos, se suma el rol protagónico en Gabriel, de la venezolana Indira Páez, donde actúa con el venezolano José Luis Rodríguez. Y también para Venezuela lanza un decreto en forma de disco: No hay imposibles.



Para tales fines, Chayanne, nacido como Elmer Figueroa el 28 de junio de 1968 en San Juan, asegura contar hoy con herramientas tecnológicas de difusión que no le resultaron posibles utilizar cuando hace dos décadas bailaba frenéticamente Fiesta en América. Por eso celebra comunicarse con varios países casi a la vez, como suele hacerlo cuando impulsa una de sus producciones. "El mundo se ha hecho casi virtual, es increíble el alcance que han cobrado las comunicaciones con Internet y todas las redes sociales como Twitter de la cual yo soy uno de los que participa: le mando fotos a las fans, incluso, hasta imágenes personales cuando, por ejemplo, estoy en una fiesta. Eso genera una identificación diferente con los seguidores".

¿Te sientes cómodo en ese nivel de relación? "No es que me haga sentir cómodo, pero es interesante que el público tenga un vehículo donde se informe más allá de lo que oyen por los medios convencionales. El mundo virtual es un plus".  Sobre estos avances virtuales, el intérprete, próximo a festejar 42 años, sostiene en broma que sólo falta fabricar la máquina que transporta a las personas de un lado a otro. "Así, podría cenar en Puerto Rico y de inmediato cantar en Venezuela". 

"ME SIENTO UN ROMÁNTICO"


Cuando a Chayanne se le invita a revelar su lado venezolano, contesta lo que parece una obviedad: "Venezuela es mi otra mitad". Y entonces ríe como dejando claro que hace mención de su mujer, y de los dos hijos que han tenido en conjunto: Lorenzo e Isadora. "Todos estamos felices, viviendo la vida, hablando de cosas bonitas entre nosotros, pero tratando de ponerlas en práctica. Mi familia es lo que me motiva a seguir luchando, a decir públicamente que todo puede alcanzarse y que nunca debe tirarse la toalla. Es, precisamente, lo que intento transmitir con humildad en este disco, que ya es el número 22".

¿Baja la emoción el hecho de grabar tantos discos?
"Lo que provoca es querer hacerlo mejor que los anteriores. Grabar tantos discos te coloca ante retos mayores, y en cada uno vas dejando la experiencia que acumulas".

¿Cómo resuelves la diferencia entre discos?
"Preguntándome 'qué voy a hacer ahora sin cambiar mi verdad'. Algunas veces puedes caer en tentaciones aplicando fórmulas que ya conoces. Claro, yo espero que eso no me haya ocurrido. Lo que nunca me planteo es un cambio de estilo, o hacer algo que no sea auténtico, porque eso lo percibe negativamente el público. Pero sí, cada disco es una lucha, en la cual se vuelcan emociones diferentes".

¿Perteneces a la minoría romántica?
"Yo no lo sé. Cuando se va un romántico como Sandro, o artistas maravillosos como Michael Jackson, que han influenciado para que uno haga bien las cosas, eso te impacta. Pero sí, me siento un romántico y trato de dar amor a través de todo lo que hago".

 Tarea difícil, ¿no lo crees? "Puede que sí, pero me gusta aportar mi granito de arena, porque si uno se retira ante las dificultades entonces le quitas lugar a la esperanza y pierdes la batalla ante ti mismo".

¿Alguna variación musical esta vez? "El pop da libertad de fusionar, entonces ese pop puedes mezclarlo con sonido rock, como lo hice en mi anterior trabajo. Sin embargo, éste va con la sonoridad de la isla".

Justamente, una de las cunas del reggaetón...
"Parte de la base del reggaetón -se adelanta en el diálogo telefónico- está en mi música, sólo que mi fraseo es diferente y, por eso, mi género es pop. Rítmicamente, la isla, que es mi verdad, siempre ha estado en mis discos".

 "LA MÚSICA CAMBIA EL MUNDO"

Los vínculos de Chayanne con Venezuela se desarrollan también desde el arte dramático. Venevisión anuncia para este año la puesta en pantalla de la miniserie en formato de cine Gabriel, amor inmortal, escrita por la venezolana Indira Páez, reconocida con un premio Emmy. Chayanne es el protagonista, un vampiro de alma noble que se enfrenta a Francisco Pizarro, interpretado por José Luis Rodríguez. "Fuimos a escenarios naturales en Venecia, Colombia, Puerto Rico y Miami. Fue realmente muy interesante. Indira Páez me parece una escritora fantástica y José Luis es una persona maravillosa". 
No es la primera vez que comparte escenario con El Puma. En aquél Miss Venezuela, mientras Chayanne abría el programa, José Luis Rodríguez lo cerraba. "He visto su trayectoria artística, cuando hizo en Puerto Rico la telenovela Cristina Bazán, y después cuando lanzó Pavo Real".

¿Apuestas por tu primer Grammy? "Siempre se espera, pero el premio más grande para mí es que cuando haga un show la gente cante una canción conmigo. O que la radio reconozca mis temas. De manera que si gano el Grammy con este disco será súper bienvenido y estaré agradecido, y si no lo gano, también lo agradezco".

¿Ya te anticipas al mercado? "Lo que puedo decir es que mi disco está hecho con los mejores profesionales y con mi cariño, pero nunca sabré qué sentimiento causará en la gente".

 ¿De qué manera intervienes en los temas? "Nunca he compuesto una canción, básicamente por compromisos que tengo: siete horas de coreografía en un día, más el aprendizaje de las letras, porque mi trabajo es un concepto".

 ¿Me enamoré de ti tiene tu sello? "Yo hice algún cambio de versos y profundicé en algunos acentos, y con eso ya sientes que el tema es tuyo. Otros temas son escritos tan a molde que no tienes que hacerles ninguna sugerencia".

 Para el director venezolano Gustavo Dudamel, el mundo sería perfecto si funcionara como una orquesta...

"Estoy de acuerdo. La música cambia el mundo; por lo menos, tiene poder para hacerlo. La música es la propia naturaleza que habla, y, además, también con la música marcas períodos importantes en la gente. Creo que nos hace ser mejores personas". ¿De qué manera crees serlo tú con este disco?

"No sólo con este disco sino con las acciones del día a día. Con este trabajo sólo espero seguir motivando a la gente hacia ese objetivo". 

Chayanne entonces informa que otra entrevista lo espera. Pero esta vez el viaje telefónico lo realizará a Chile, el mismo escenario que habría de esperarlo luego de su intervención en aquella noche venezolana donde estaba su otra mitad. Entonces, la anfitriona Carmen Victoria Pérez, para despedirlo, le deseó suerte en Santiago y un pronto regreso a Venezuela, adonde él, veintiún años después, espera retornar para recordar que no hay imposibles.

 [email protected] 

Escucha la nueva balada de Chayanne

Gracias a la balada "Me enamoré de ti", el nuevo disco de Chayanne "No hay imposibles" debutó en el puesto número uno como el álbum latino más vendido en Estados Unidos, según Billboard.

Fuente:www.estampas.com/
Comentarios