Domingo, 28 de febrero de 2010
Publicado por vivealdia @ 15:55  | En Cartelera (Teatro)
Comentarios (0)  | Enviar

Realizado. Así se siente Johnny Depp después de ver terminada la versión cinematográfica en tercera dimensión (3D) del clásico de Lewis Carroll Alicia en El país de la maravillas, su séptimo proyecto junto al realizador Tim Burton, que ayer se exhibió por primera vez a los medios de comunicación y a la realeza británica, a apenas siete días de su estreno mundial.

Depp, quien interpreta al Sombrerero loco en esta versión de 1 hora y 50 minutos, no solo cataloga a Tim Burton como su mentor, sino como el único artista que existe realmente en el negocio de la industria cinematográfica moderna.

"Tim es una de las personas más locas que conozco. Y trabajar con él es una locura", dice Depp en el Hotel Dorescheter, donde se ha reunido con periodistas del mundo entero para hablar acerca del film, y sin escatimar halagos para el cineasta que lo lanzó a la fama -al menos en el cine- gracias al personaje de El joven manos de Tijera.

"Lo admiro por estar tan comprometido con la visión que tiene de su trabajo. Él hace lo imposible por conseguir lo que desea y de la forma en que lo pensó desde un principio. Eso es en verdad admirable", agrega.

Pero Johnny Depp no es el único que asiste al estreno de Alicia en el país de las maravillas. Lo acompañan Helena Bonham Carter , actriz y esposa de Tim Burton, a quien le ha tocado interpretar a la Reina de Corazones. Anne Hathaway, que se ha vestido de la lánguida Reina Blanca. Y, por supuesto, la dulce Mia Wasikowska, quien se ha colocado las zapatillas de Alicia, la chiquilla que antes de iniciarse en el mundo de los adultos cae por un hoyo y va a parar directo en un mundo de fantasía donde se topa con liebres escurridizas, gatos burlones, hombrecillos con forma de huevos, y hasta una reina despiadada que termina por pedir su cabeza.

Aunque con algunos cambios. Porque en la nueva y ambiciosa adaptación del cuento de Lewis Carrol, publicado por primera en 1865, el cineasta de filmes como El extraño mundo de Jack, La leyenda del jinete sin cabeza, El gran pez y Beetlejuice, refleja una visión muy personal de lo que le sucede a Alicia cuando se ve obligada a regresar al país de las maravillas, ahora convertida en mujer y a punto de ser forzada a casarse.

"Se trata de una versión muy personal del libro", advierte Tim Burton. "A mí siempre me ha atraído la literatura de Lewis Carrol. Diría que me siento tan cercano a su obra que por eso vivo en una casa que le perteneció. Pero mejor digamos que esta no pretende ser la versión definitiva de la historia, no. Mucho menos cuando se han hecho más de 20 versiones de Alicia en el país de las maravillas. Lo que puedo apuntar es que esta ha dado un trabajo intenso, así que no he tenido tiempo de preocuparme por otra cosa que no sea terminarla", agrega.

Y no es la única que siente especial atracción por la historia de Alicia: la actriz Mia Wasikowska confiesa que, de pequeña, su madre le leía el libro de Carrol antes de ir a la cama. "Y desde entonces la historia de la niña que cae en un hoyo y descubre otro mundo de fantasías me ha impactado muchísimo", dice.

Ella, como todo el equipo de actores que se puso a las órdenes de Burton, sabe bien que no se trata de una Alicia cualquiera, sino más bien una, digamos, gótica... al mejor estilo Tim Burton.

Y la actriz Helena Bonham Carter apunta que el personaje más extraño que verá el público en esta Alicia en el país de las maravillas será el del villano que personifica Crispin Glover, uno de los preferidos de Burton.

Mientras que Anne Hathaway, que de princesa pasa a convertirse en la lánguida Reina Blanca del cuento, aconseja no perder detalle de la secuencia en la que su personaje se desplaza a la cocina para prepararle una pócima a Alicia. "Es una escena esencialmente mágica", cuenta.

Pero claro que es el catalogado "hombre más sexy del planeta" quien a todas luces se roba la atención durante el encuentro con la prensa, desde su entrada, al aparecer con sus impepinables lentes oscuros, con pantalón y camisa negros, chaleco azul y, por supuesto, con sombrero.

"La gente siempre se pregunta por qué uso sombreros", dice. "Y les respondo que no es por cábala o por moda, no. Me gusta usarlos porque no se me ven mal", agrega Depp en tono de chanza, quien antes de finalizar el encuentro con los periodistas asegura que el éxito está asegurado. "A mis hijos les encantó. Los envié a verla y llegaron felices", asegura.

Daniel Uzcátegui EL UNIVERSAL


Comentarios