Mi?rcoles, 04 de noviembre de 2009
Publicado por vivealdia @ 20:08  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar

 La animadora venezolana conducirá la gala de premiación del mexicano Juan Gabriel

Dice estar literalmente brincando en una pata porque en pocas horas se subirá a la tarima del Mandalay Bay & Resort de Las Vegas para animar la ceremonia privada que los Grammy Latinos le dedicarán hoy al cantante mexicano Juan Gabriel. Sólo por esa razón la animadora venezolana Maite Delgado acepta romper el silencio autoimpuesto años atrás y responder unas pocas preguntas.

-¿Cómo fue que la eligieron para ser de anfitriona? -La verdad es que estoy buscando quien me conteste la misma pregunta, porque vino solo, con el destino, con una llamada telefónica. La Academia del Grammy Latino decide, con todas las razones del mundo, premiar a Juan Gabriel como Persona del Año y organizó un evento para festejarlo. Y de alguna forma él hizo la lista de las personas que quería que estuvieran allí& e imagínate lo que significa para mí estar en esa lista.

-Usted lo entrevistó hace años en su programa de tv. ¿Se conocen desde entonces? -Yo compartí con él hace once años esa entrevista maravillosa, a la cual él le puso hora y fecha. A partir de ese momento se inició una bonita relación, pero siempre a distancia. Pero eso hizo que el cariño y el respeto creciera mucho más y durante todos estos años yo por supuesto sé dónde está y cómo está&. Pero tú te imaginas que una persona así tan grande tiene miles de afectos en el mundo, ¿no? Así que créeme que no esperaba estar en una lista tan selecta.

-Uno supone que en este momento es un manojo de nervios, ¿no? -Los de siempre. Yo asocio la palabra nervios al sentido de responsabilidad. Yo creo que el carnicero se lleva el dedo el día que perdió el miedo. El miedo es para mí sinónimo de respeto, de responsabilidad, pero más que nervios tengo mucha expectativa y emoción. Tengo el corazón atrapado como cuando paras a los caballos que están a punto de correr& Estoy desesperada por salir a dar todo ese afecto y toda esa emoción.

-Se ha dicho que llevó vestidos de Piera Ferrari... -Tengo tres vestidos de Mariela Guzmán, uno de Hugo Espina, uno de Piera Ferrari, porque hay muchos eventos. Cada evento tiene una alfombra previa y una fiesta después. El de Juan Gabriel es un evento privado, pero tiene una alfombra roja. Así que nada más en ese show se van dos vestidos. Y después viene una fiesta muy privada a la cual tienes que entrar con un código, así que yo me siento como la protagonista de una película de espionaje secreto. Pensé que había traído vestidos de más, pero creo que los voy a usar todos.

-¿Diría que es una gran fan de Juan Gabriel? -¡De toda mi vida! En mi casa no había evento, fuera de llorar o de celebrar, que no estuviera acompañado con la música de Juan Gabriel. Yo soy su segunda fan, porque la primera era mi mamá.

-¿Alguna vez se despechó con sus canciones?
-Despecharme, no. Pero grandes acontecimientos de mi vida han tenido su música. Yo me identifico con la canción de Te pareces tanto a mí... y me di el lujo de cantársela a él mismo.

-¿Cómo va a ser la fiesta para Juan Gabriel? -La idea es emocionarlo. El siempre pidió que no se llamara homenaje, porque no quiere algo fastidioso ni formal. Él quiere una fiesta. Quiere que, ya que lo tomaron en cuenta, se celebre. Y por eso se llama De fiesta con Juan Gabriel. Pero obviamente en lo que voy a poner toda mi energía es en emocionarlo, en tocarle el corazón, en llegarle a su fibra, porque él tiene mucho del showman que todo el mundo conoce, pero también tiene mucho de una persona que se llama Alberto Aguilera, que es un ser humano increíble y al que admiro por muchas razones, pero sobre todo porque ha logrado mantener intacto a ese ser humano humilde.

-Este es un gran salto en su carrera. ¿Qué viene después? -No te lo puedo decir, yo no soy tan planificada. Lo único que he tenido en la vida es ganas de vivirla, la mejor disposición y mucha actitud. Te miento si te digo que he planificado una agenda para ir subiendo cada escalón. La vida me ha puesto momentos maravillosos y los he disfrutado, y me ha puesto difíciles de los cuales he aprendido. Y si me preguntas en qué etapa de mi carrera me siento, te digo que cursándola. Y no quiero llegar a ninguna parte, porque una vez que llegas todo sea acaba.

Simón Villamizar EL UNIVERSAL
Fuente: eluniversal.com

 


Ser demasiado grande para la preocupación, demasiado noble para la ira, demasiado fuerte para el miedo y demasiado feliz para permitir la presencia de problemas.

Comentarios