Jueves, 08 de octubre de 2009
Publicado por vivealdia @ 16:12  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar

  "Lo que no digo cantando", el cual en sus 224 páginas, narra que luego de saborear la fama y con ello, la abundancia material, tomó la decisión de equilibrar su vida con lo espiritual.

El autor de temas como "Tan enamorados", "La cima del cielo", "Me va a extrañar", en este ejemplar, nos muestra su visión acerca de que las cosas más insignificantes de la vida son en verdad las más grandes. Montaner define este libro "autobiográfico y motivacional", dado que reseña las experiencias y anécdotas más trascendentes que en lo personal y en lo profesional lo llevaron a la búsqueda de un equilibrio entre lo material y lo espiritual, que lo hicieron a profesar el cristianismo.

Asimismo, en esta páginas, relata las circunstancias, desde las más alegres o conmovedoras hasta las más tristes o trágicas, que lo llevaron a dar un giro total en su existencia.

Como el hecho de cómo fue que cambiaron sus prioridades y prefirió la abundancia espiritual a la económica. De ahí, que se ha convertido en los últimos años un artista de mucha labor altruista en apoyo a la niñez latina.

En "Lo que no digo cantando", también aborda las etapas de su niñez y sus comienzos artísticos en Venezuela hasta sus trabajos más recientes y su entorno familiar en la actualidad, a lado de su esposa Marlene y sus cinco hijos.

Montaner, en estas páginas abre su corazón y tiene a bien darnos una receta muy simple con la que él ha conocido la felicidad y la plenitud: la fe y Dios.

Fuente
www.oem.com.mx/

Lo que Montaner no dice cantando…

Alguien sostuvo con ingenio que Ricardo Montaner con su flamante texto de autoayuda “Lo que no digo cantando”, iba camino a convertirse en el Paulo Coelho de Latinoamérica en español… con el agregado de que además el venezolano canta.

El libro, de tapa dura y atractiva presentación, muy en el formato de los bonitos mini volúmenes de pensamientos y reflexiones cotidianas que nos tientan cerca de las cajas de las librerías, sin duda, hará las delicias de sus fans, que lo conocen y respetan como un cantante y compositor profundo.

Tan profundo que parte –en gran letra cursiva- agradeciendo

“a quien pone las palabras en mi corazón y me mueve las manos cuando me siento a escribir”. Y luego, muy luego, se mete en honduras autobiográficas, como el dolor que le produjo la separación de sus padres, allá en Maracaibo, cuando era un niño con lentes poto de botella. A ese niño, hoy Montaner le dice cosas como: “Disfruta de la juventud, vive cada instante, no te pierdas el ahora por preocuparte del futuro”.

Ricardo Montaner cuyo verdadero nombre es Héctor Reglero va, en honor a su apellido paterno, matizando el relato de su vida con reglas de oro destacadas en bold en medio del texto. Escojo algunos de esos principios o reflexiones: “Cada vez que alguien te hable, mírale a los ojos”, “La cruz no es algo que nos toque por desgracia”, “Sólo Dios es omnipotente, yo soy lo que su voluntad quiere que sea”.

Al final de pasearse por todos los vericuetos de su exitosa carrera como baladista, incluyendo episodios tan surtidos como el secuestro Express del que fue víctima y su complicado papel como animador del Festival de Viña del Mar, entre otro sinfín de historias, Montaner define su libro como “una confesión de fe”. Y sugiere a sus admiradores tenerlo siempre a mano en sus mesitas de noche.

Fuente: ximenatorrescautivo.blog.terra.


Comentarios